Inicio > Nuestra Historia, Rodando > En San Juan de Ulua

En San Juan de Ulua

La Fortaleza


Antes de continuar aquí están la parte 1 y la parte 2 del viaje.
Ya es miércoles, atrás quedo el museo de tres Zapotes y tomamos camino hacia Alvarado, voy con muchos ánimos, ya logre la meta principal del viaje, que era saludar al buen Doc y voy a ir tomando camino hacia mi casa, espero llegar a Poza Rica en la tarde y tal vez, continuar hacia Nuevo Necaxa, para buscar algún hotel o motel en el camino.

Continuamos

Dejando Tres Zapotes


Llegue a Alvarado y aquí busque donde desayunar, comí unas ricas quesadillas en el Malecón y pude pasar un rato, contemplando a los barcos y a los marinos, el lenguaje es bastante florido y el “Uta madre”, en todas sus variantes es muy usado.

Alvarado Veracruz

Los barquitos de "papel"

Vamonos a pescar

En el malecon de Alvarado

Barquitos PEMEX

Los pescadores de Alvarado


Me falto conocer el centro de Alvarado, pero quería llegar al puerto, para conocer, ahora si, San Juan de Ulúa, así que tome camino de regreso al puerto de Veracruz.

Rodando junto al mar


Rodar junto el mar es algo que no me cansa, gran parte del camino es recto, pero vamos, de donde yo vengo todo el paisaje suelen ser granjas y sembradíos.

Con gran poder


Llegue por un par de “TORITOS”, que vendían al pie de la carretera, es una bebida deliciosa, que resulta ser una especie de rompope de sabores, pues lleva: alcohol y huevo, me dieron a probar varios; Cacahuate, Guayaba, Coco y Jobo, que es una fruta que no conocía, al final compre un par de ellos, altamente recomendables.

Tierra de Marinos


Seguí rodando y extrañamente, llegue más rápido de lo que pensaba al puerto de Veracruz, de nueva cuenta, rodé por el malecón, solo que ahora el buen Beto no me acompaña y la Sra., que alegremente rodo por aquí ya no está más conmigo. En el malecón pude ver algunos barcos de la Armada, los cuales pese a que México no es un país bélico, como USA y se podrían calificar como barcos viejos y de poco poder, no dejan de ser impresionantes y al menos para mí, algo fuera de lo común.

En los Talleres Navales


Cruce Veracruz y tome el camino que lleva a San Juan de Ulúa, este camino rodea toda la zona del puerto y está lleno de cámaras de vigilancia. Más adelante, empieza uno a ver letreros con indicaciones de respetar la velocidad y los altos, a los lados hay trincheras con marinos fuertemente armados… Algunos detrás de escudos blindados, es un tramo bastante intimidante, pero basta con solo seguir las señales para llegar al estacionamiento, ahí hay varios puestos de venta de recuerdos y mucha gente, lo cual te devuelve la tranquilidad, pero no veo un lugar para estacionar motos.

Woorales el arsenal


Compre un par de recueros y le pedí permiso a la vendedora de dejar mi moto detrás de su puesto, a lo cual amablemente accedió, que bonita gente hay en Veracruz, esta señora hasta me regalo un llavero para mi moto por mis compras.

en San Juan de Ulua


Ahora había que seguir un camino marcado de amarillo, si, tipo el mago de Oz, por donde los visitantes debemos caminar, hasta la antigua fortaleza, a los lados hay marinos custodiando la entrada a los talleres navales y al arsenal nacional.
Una vez en la taquilla me entero, que dado que la fortaleza esta en restauración no te cobran nada, solamente te piden dar propina al guía, bueno, eso si es que quieres integrarte al tour, como el tour estaba saliendo me les uní.

pa amarrar a la Suzu


Silvia, nuestra guía, se la paso hablando durante más de una hora de la historia del lugar, desde su construcción a mano de los españoles, sus funciones como puerto y aduana, las etapas bélicas y la negra historia de la prisión.

Casa de gobierno


La casa de gobierno está cerrada al público, pero la plaza de armas, me hace sentirme en una película de piratas, casi se puede uno imaginar las descargas de los cañones y el olor a pólvora.

la plaza de armas


Si me pongo a hablar de la historia de la fortaleza, me llevaría varios post, pues son más de 400 años de historia, solo diré que hay momentos fascinantes en la historia de San Juan de Ulúa, como cuando Juárez estuvo aquí, cuando se uso para defendernos de los gringos, en su invasión al puerto o cuando por fin los españoles entregaron la fortaleza, terminando así la ultima resistencia realista.

Pasado y presente


Silvia nos codujo hacia lo que originalmente se pensó como el polvorín, detrás de la fortaleza, un error por parte de los españoles, fue usar el coral como material de construcción, ya que este funciona como una esponja, atrapando la humedad y después de unos años el polvorín quedo inservible, ahí es cuando se decide usar el edificio como prisión.
rodeado con un foso, que en su momento estaba lleno de tiburones, es prácticamente inaccesible, para llegar ahí, hay que cruzar un puente elevadizo, el llamado puente del último suspiro, ya que quien entraba preso a San Juan de Ulúa, podía darse por muerto pues prácticamente nadie salía vivo.

El Puente del ultimo Suspiro


Desde la tronera


Silvia nos condujo a través de las salas de Tortura, donde podemos ver una especia de silla-horno, que se usaba para literalmente, darle una “calentadita” a los presos, esto para hacerlos confesar o como castigo, además de todas las torturas clásicas de los españoles.

Vista al pasado

bodegas

Detalle de la Prision


Pasamos a ver las galeras, conocidas como; la gloria, purgatorio e infierno.

La Gloria


La gloria, es un calabozo donde las paredes miden 3mts de grosor y si bien, se metían a más de 150 personas ahí, sin servicios sanitarios, ni un maldito catre siquiera, se le consideraba estar en la Gloria…el purgatorio era similar, solo que los muros median 6m y la luz era casi inexistente.
El infierno hace honor a su nombre, rodeado de paredes de 9m, con una temperatura de horno y prácticamente en la oscuridad total, era el peor lugar de la prisión, la humedad es constante y con las mareas se llegaba a inundar a la altura de la rodilla, nadie podía cumplir la totalidad de su condena…pero en toda prisión hay gente que logra escapar, aquí nace la leyenda de Chucho el roto… nuestro Robín Hood, el único que logra escapar de la prisión, metido en una cuba. (barril que se usaba para recojer la caca)
En internen encontraran bastante sobre la historia de la prisión y de chucho el roto, les recomiendo visitar esta página y les dejo un pequeño fragmento:
“¡Y hoy vedme aquí, dentro de tus entrañas! La obscuridad es tal, que no logro ver ni mi propia mano, siento como si esta negrura cegara mis sentidos, ¿Mis ojos habrán perdido la capacidad de ver? ¡No lo sé!, llevo tanto tiempo aquí, que esta obscuridad me va matando lentamente, en esta humedad que se mete por los huesos, con este olor que es insoportable, la putrefacción se respira por doquier, el agua se escurre por las paredes de este calabozo y escucho todo el tiempo caer una a una las gotas desde el techo, que creo que ya se han formado estalactitas, el suelo es tan viscoso que los pies se hunden en él, por lo que la humedad es una compañera permanente, llevo tanto tiempo aquí y aún no logro saber que hay en el piso de esta prisión que me mantiene cautivo, que por nombre lleva el Infierno, he tenido dolores abdominales insoportables, he encontrado la misma muerte en vida, en este lugar que alguna vez fue una heroica fortaleza, que nos defendió de los ataques de los piratas y de las invasiones extranjeras, orgullo del pueblo mexicano, alguna vez, las piedras de esta prisión se llenaron de gloria al recibir los cientos de impactos de la artillería enemiga, alguna vez con orgullo fuiste llamada Fortaleza de San Juan de Ulúa, alguna vez fuiste la última esperanza de la Madre Patria, para recuperar sus colonias americanas.”

El Infierno


Pistola de percusion


pistola de capsula


Silvia nos llevo ahora al museo en sitio, donde además de documentos de época, hay armas y uno de los cañones originales del fuerte que muestra un glorioso escudo de la Corona Española, después de una hora hablando y hablando Silvia se gano su propina.

Museo en Sitio


La Farola


Ahora si puede recorrer más a mi antojo San Juan de Ulúa y no podían faltar, las fotos desde la farola, con nostalgia, contemple el puerto pues era hora de partir ya que ya casi eran las cinco de la tarde, recogí a Suzu y me despedí de la amable vendedora.

San Juan de Ulua

La Grua


Todo marchaba bien, hasta La Mancha lugar donde la Sra. Paso a mejor vida la vez pasada, Suzu toma una vuelta rápida, el velocímetro marca los 110 km/h y de repente… la moto se comienza a colear, no sé como logro mantener el control pero puedo detenerme en la orilla del camino, la llanta trasera esta ponchada, busco el hoyo o el clavo que causo esto y nada, vuelvo a echar aire con al bomba y no escucho o noto ninguna fuga, en Farallón llego a una Vulcanizadora donde no encuentran nada, ni en la llanta, ni en el rin, ni en la válvula. Le mando un mensaje a Halcón azul y me confirma que en efecto, en ese tramo, mas, menos un kilometro, fue donde murió la Sra.…Carajo soy escéptico, pero ahora pienso que ese tramo tiene algo que no me quiere, llámenle chaneques, espíritus chocarreros o malas vibras, pero dos coincidencias en ese tramo, me parecen ya mucha pinche coincidencia, la llanta pese a mi desconfianza, no fallo en el resto del viaje y hasta pasados dos meses el centro de la válvula fallo, cosa que tal vez fue la causante de esto.

A tus playas lejanas tendre que volver...


Para cuando llegue a la Costa Esmeralda, ya era de noche y pude ver, que la ocupación hotelera estaba en aumento. En Poza Rica me dieron las once de la noche y después de llenar gasolina y surtirme de Agua y botanitas, recordé que simplemente no había comido, después de las quesadillas en Alvarado, no le había metido nada a la panza, ni hablar un Chocolatito y unos chocorroles de gasolinera serian mi cena, tome camino hacia Nuevo Necaxa en la obscuridad total.

La carretera estaba llena de trailers, que con sus enormes luces hacían una imagen un tanto similar a eso anuncios navideños de las caravanas de coca-cola, el paso de esas pesadas unidades era lento, pero podía rodar con seguridad entre ellos, así que, simplemente seguí rodando, ya no pare a tomar fotos, los paisajes apocalípticos de las perforaciones de PEMEX y los impresionantes desfiladeros de la sierra de Puebla se quedaron solo para mi…Aquí me acorde bastante de Aarón ya que por primera vez estaba disfrutando rodar de noche.

El tiempo se había detenido para mí, no había temor, cansancio, hambre o sueño…solo rodaba, sin música. Escuchando solo el freno de motor de mis pesados compañeros de caravana, sin darme cuenta deje atrás Nuevo Necaxa y Huachinango y entre de nuevo a la Autopista, que te lleva a Tulancingo, aquí si ya me dio temor, si bien la autopista tiene bastantes fantasmas y reflejantes está prácticamente desierta y temo que mi chaleco basurero y la calavera no sean suficientes para darme a notar.

Escape de la realidad


De pronto, comienzo a escuchar algo raro, un zumbido extraño, pienso ahora ¿qué?, cuando de pronto…Zas adiós Tacómetro, por fortuna fue solo el chicote lo que trono, pero esto comenzó a ponerme un tanto nervioso, además cometí un error, simplemente olvide que ahora estaba subiendo hacia terrenos más altos y Tulancingo es bastante frio, así que poco a poco comencé a congelarme y no había ni un lugar donde pararme con seguridad en esta obscuridad.
Saliendo de la caseta de Tulancingo me detengo y me pongo doble pantalón, dobles calcetines y triple camisa, pues la chamarra no basta…disfruto de un café y vuelvo a cargar gasolina. Continuo con rumbo a Pachuca y ahora si en todo el trayecto solo me cruzo con un par de autos y un tráiler, veo el reloj y me doy cuenta que ya son las 4:30Am extrañamente, no tengo sueño, pero el frio, me está entumiendo, así que decido pasar la noche en un motel, primera vez que entro a un hotel de esos sin chica y descubrí que son una opción económica, para descansar, bañarte y seguir tu camino. Esa rodadita nocturna es para mí, inolvidable, no hay duda que las cosas estúpidas le dan sabor a la vida.

De noche en la oscuridad

El Sr. de los apodos


Despierto y rápidamente, continúo con la ruta hacia San Juan del Rio, vía Ixmiquilpan, El buen Jorge me invita a desayunar y yo espero llegar ahí pronto, pero la carretera está saturada de vacacionistas, los balnearios que están sobre esa carretera están a reventar, en varios lugares tengo que rodar por fuera de la carretera, ya que el trafico está completamente detenido, creo que fue buena idea rodar todo ese tramo de noche pues llegar a San Juan del Rio me consume más tiempo de lo planeado.
Ya dejando atrás el embotellamiento, cometo otro error, no veo un tope y simplemente lo tomo a 100 km/h. Me agarro y trato de pararme para tomar una posición más D.P. Suzu despega las dos llantas del piso y al caer escucho… CRACKS, la moto se siente terriblemente desbalanceada y comienza a colearse, no sé si diosito me estuvo ayudando con mis pendejadas o el manejo tierroso me ayudo a controlar la moto, pero de nueva cuenta, después de un pequeño baile evite la caída. Reviso la moto y veo una de mis maletas Givi colgando, el rack se trono al pasar el tope a todo, así que ahora pierdo otro rato reacomodando mi equipaje.

El encuentro


El desayuno se vuelve comida, por mis tardanzas, llego a Querétaro pasadas las tres de la tarde y me encuentro con Jorge, Mai, Rana, Yoda, en fin con el Sr. De los apodos, quien a bordo de su Triumph me guía hacia el pueblito, para buscar unas garnachas para comer y de paso visitar la zona arqueológica.

Vamos al Pueblito

El Pueblito Queretaro

Ni hablar


Decepción, la zona Arqueológica la cierran a las dos, pese a ser temporada vacacional, así que tenemos que tomar foto de la pirámide desde afuera.
En el mercado llenamos panza, mientras el Mai lidia con un vago, que tenía en la mira nuestro equipaje jejeje. Total que el Mai decide acompañarme hasta Celaya y de paso me presta a Bonnie.

Cerrado

Suzu VS Bonnie

Cambio de maquina


Yo no pedí montar su máquina, así que el hecho de que él me invite a jugar con tan fina moto es un honor, su sonido es soberbio, discreto sin el escándalo de las clásicas Chopper americanas, un pequeño giro del acelerador es suficiente para despegar y en un par de segundos puedes alcanzar los 140 km/h sin problemas, aun así la mayor parte del tiempo circulamos a unos 90 km/h y en Celaya temblando de emoción le regreso esta joyita retro a su dueño, no sin antes pensar en huir con ella hasta Leon jejeje.

WOOW Bonneville

Gracias Bable


Puente TresGuerras

Sin importancia


En la gasolinera donde paramos pude ver un antiguo puente al lado de la carretera, nunca lo había visto pero de inmediato recordé un artículo del blog vamos al bable, en donde Benjamín Arredondo nos cuanta la historia del puente Tresguerras.

Antiguo camino Real Celaya


Me despedí del Mai esperando volver a verlo en el camino y llego a mi Leon ya de noche, ahora todo simplemente parecía un sueño… 2300km no son nada después de todo.

Hasta pronto


Gracias a Yeras, Jorge, Manolo YV, Halcón Azul, Karem, Romano, Aarón y Almigthy por los consejos y el apoyo en ruta, ya sea en persona o por SMS, pero sobre todo a LU por aguantar mis loqueras…

llegando a casa


MRM MOTOCICLISMO INDEPENDIENTE

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: